Oficinas emocionales

05/09/2018

Oficinas emocionales

A la hora de conceptualizar y proyectar el espacio de trabajo en una oficina es tan importante tener en cuenta los aspectos funcionales y técnicos como valorar los elementos emocionales. Es así como se configuran las oficinas emocionales.

Las oficinas emocionales combinan las necesidades de los empleados y las aspiraciones de la compañía. Su objetivo no es otro que mejorar la creatividad, motivar al trabajador a través del diseño, aumentar la productividad, reducir el ausentismo laboral, desarrollar un ambiente de trabajo saludable e incrementar el sentimiento de vinculación con la empresa.

Para 2050 está previsto que los Millennials representen el 75% de la fuerza laboral. Esta generación está transformando las oficinas y su diseño. La Generación Y demanda oficinas emocionales, próximas al hogar, colaborativas y más tecnológicas.

A continuación presentamos una serie de elementos en el diseño del espacio de trabajo que ayudan a configurar las oficinas emocionales:

Elementos que configuran las oficinas emocionales

El color: Está demostrado que el color influye en el estado de ánimo de las personas. Los colores positivos o activos (amarillo, naranja y rojo) generan una actitud animada, y  activa para los usuarios de oficinas; y los colores negativos o pasivos (azules) brindan sensación de paz y frescura. El verde, asociado a la naturaleza, equilibra las emociones.

La luz: La luz solar estimula el estado de ánimo y la salud. El nivel de iluminación influye positivamente en la comodidad, el estado de ánimo y la salud. El color de la luz también afecta al estado de ánimo de los usuarios de oficinas: la luz azulada de la mañana tiene un efecto activador y la luz roja del atardecer tiene un efecto relajante.

El ruido: oficinas con techos altos, elementos irregulares frente a superficies paralelas, utilizar materiales y elementos que absorban el sonido como los moss walls y la distribución del mobiliario son algunas de las estrategias para conseguir las mejores condiciones acústicas en las oficinas felices.

Más artículos de Colonial