Oficinas de cine

Las plataformas de servicios de streaming están de plena actualidad y la gran mayoría de las personas nos hemos enganchado en los últimos meses a alguna que otra serie de moda que venía recomendada a través de las redes sociales o por algún familiar o conocido. Sin duda alguna, el cine y la televisión han sido un fiel reflejo de los distintos hábitos y conductas de nuestra sociedad a lo largo de la historia y uno de sus elementos más importantes es la creación de sets y decorados capaces de ambientarnos en cualquier momento y situación. Las empresas y lugares de trabajo también han formado parte de estas historias y han tenido su momento de gloria en el séptimo arte; por eso, desde Colonial, queremos hacer un repaso de la importancia de las oficinas en algunas de las series y películas más emblemáticas de la historia y, de paso, daros alguna recomendación para disfrutar en vuestros hogares de un rato de ocio. ¿Estáis preparados? ¡Acción!

Un clásico que a buen seguro nos viene enseguida a la cabeza es ‘El apartamento’. A pesar de su título, esta obra maestra de Billy Wilder, refleja como pocas el ajetreo y funcionalidad de una oficina de los años 60.  Durante este periodo, observamos el sistema del “Action office” donde las personas trabajaban en pequeños puestos de trabajo idénticos, alineados a la perfección y a escasos centímetros los unos de los otros, como si de una fábrica se tratase y que derivaría posteriormente en los sistemas de cubículos que llevaban prácticamente al aislamiento del trabajador.

Mucho más glamurosas son las oficinas que nos presenta otro clásico de la televisión, la serie ‘Mad Men’. Esta joya de la pequeña pantalla, que refleja como nadie el estilo de vida americano de las clases medias y altas de los 60, convierte la oficina en la que se desarrolla la acción, en un personaje más de la trama, combinando diseño y decoración para definir espacios, donde el arte cobra un papel fundamental en la creación de ambientes. Si vosotros también sois fans de la mítica serie de publicistas, ahora también podéis recrear el estilo de sus oficinas siguiendo los consejos que ofrece este artículo.

El Manantial es otra película que tenía que estar presente en nuestra lista de oficinas de cine. Este clásico de la Warner Bros de los años 40 protagonizado por Gary Cooper, nos cuenta la historia de un arquitecto vanguardista (inspirado en la figura real del arquitecto y diseñador de interiores Frank Lloyd Wright) en su lucha contra una sociedad plana que anula la creatividad y el individualismo. Aunque esta película no sea tan conocida para el gran público, los diseños arquitectónicos que se muestran en la producción, así como los despachos espaciosos, de líneas simétricas y grandes ventanales en los que se desarrolla la trama, merecen una mención de honor en nuestra lista.

La prensa, un caso aparte

En este recorrido de las oficinas en el mundo del celuloide, los medios de comunicación merecen un capítulo aparte. Gracias a películas como ‘Todos los hombres del presidente’, ‘Zodiac’ y ‘Spotlight’ nos hemos podido colar en las redacciones de los diarios más prestigiosos del mundo y ser testigos de su día a día.  Sin embargo, la evolución de los espacios en todas ellas ha sido más bien escasa y apenas si hay rastro de tecnología. ¿Lo más característico? Espacios caóticos donde lo colectivo prima sobre lo individual y mucho café.

Pero si hablamos de televisión y oficinas, no puede faltar la comedia por excelencia ‘The Office’, que refleja el día a día de una pequeña empresa papelera, totalmente anodina y cuyo valor principal es su funcionalidad. Suelos de moqueta, muebles sencillos y prácticos, etc. Esta oficina es probablemente la menos atractiva de todas y viene a ilustrar a la perfección aquellos lugares donde la creatividad y la motivación de los empleados brilla por su ausencia.

Todo lo contrario ocurre en ‘El becario’, una película que muestra a Robert De Niro lidiando con las nuevas oficinas del siglo XXI: espacios abiertos, mobiliario industrial, alta presencia de tecnología y empleados agrupados en grandes mesas. Un reflejo muy diferente al anterior y en el que sin duda alguna nos apetece trabajar mucho más.  

Silicon Valley tampoco podía dejar de aparecer en este post. Gracias a la ‘La red social’, de David Fincher, vemos cómo estas empresas dieron forma a un nuevo concepto de oficina, que actualmente se sitúa a la cabeza en cuanto a tendencias y novedades se refiere. A través de la historia, el espectador es testigo del nacimiento de Facebook y de la aparición de estos espacios vanguardistas que revolucionaron la historia del trabajo.

En definitiva, un recorrido por la historia del cine, que también lo es de las oficinas, y que nos ha permitido ver cómo los despachos han evolucionado a lo largo de los años. Esperamos que disfrutéis de estas recomendaciones tanto como nosotros. 

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en la página. Para habilitar o restringir las cookies activas o para obtener más información, haz click en personalizar la configuración.
Accept all cookies