Hot desking: oficinas flexibles

21/03/2018

Hot desking: oficinas flexibles

Las oficinas flexibles surgen en un contexto laboral dónde la tendencia del teletrabajo convive con espacios de trabajo y oficinas más tradicionales. Conceptos como el coworking y el Hot-Desking ganan cada vez más adeptos en las estrategias de Wellness de las empresas que buscan ofrecer mayor flexibilidad laboral a sus empleados para, así, mejorar la imagen de la compañía y retener el talento interno.

¿Qué es el Hot-Deskin?

El Hot-desking es una variante del teletrabajo que consiste en la reserva de espacios o zonas de trabajo dentro de la oficina (un escritorio o una sala de trabajo) por parte de un empleado o un grupo de trabajadores para un período de tiempo determinado y poder desarrollar la actividad laboral y es una buena opción para autónomos, agentes comerciales o trabajadores que no necesitan estar en un lugar de trabajo fijo porque pasan gran parte del tiempo fuera de la oficina.

El término “Hot-desking” apareció entre los años 80 y 90 pero no ha sido hasta ahora que este modelo de oficinas flexibles ha cobrado fuerza. El cambio en las políticas de trabajo y la aparición de nuevas filosofías nómadas laborales que apuestan por una mayor flexibilidad para los empleados abrazan con fuerza este modelo de trabajo.

Entre las ventajas del Hot-desking se encuentra la reducción del espacio de trabajo que necesita alquilar una empresa, así como una disminución de los costes de la oficina. Otro de los beneficios de las oficinas flexibles es que mejora la productividad y la motivación de los empleados ya que la flexibilidad laboral, horaria y espacial es una de las prioridades a valorar por los candidatos antes de decantarse por un puesto de trabajo.

Por tanto, podemos decir que debido a la existencia de políticas laborales en pro del trabajador y a la digitalización de las empresas están apareciendo nuevos modelos de trabajo como el coworking o el hot-desking. Estos modelos están cambiando el concepto de espacio de trabajo que hasta ahora teníamos por el de la oficina del futuro.

Más artículos de Colonial