Septiembre: revolución en la oficina

28/08/2019

Septiembre: revolución en la oficina

Aunque, oficialmente, el verano termina el 23 de septiembre, sabemos que el final de agosto marca el término de la temporada estival. Hemos tenido tiempo de descansar y volvemos a la oficina con las pilas cargadas. Por este motivo, septiembre se presenta como una oportunidad única para cambiar la rutina del año en la oficina, si sigues estos consejos.

Hacer pequeñas reformas. Para los trabajadores puede suponer un extra de motivación ver que, al llegar a sus puestos de trabajo, se han realizado pequeños cambios en el diseño de la oficina. Además, si alguno de estos cambios responde a una idea presentada por ellos mismos, se sentirán parte de la cultura empresarial,  al hacerlos partícipes en la toma de decisiones. Si no sabes cómo enfrentarte a una de estas reformas, aquí puedes acceder a otro de nuestros artículos donde os contamos todo lo que se debe saber para que las reformas sean un éxito.

Descubrir un nuevo hobby. Las vacaciones nos enseñan algo fundamental para la felicidad en el trabajo: el descanso aumenta la productividad. Es muy importante dedicar tiempo a la semana para realizar alguna actividad que nos guste, nos motive, y nos ayude a abstraernos del estrés laboral. No importa el tipo de actividad que realices, lo verdaderamente crucial es descubrir una afición que nos relaje y nos permita planificar la jornada durante toda la semana.

Reuniones de brainstorming. A lo largo del año nos vemos sumidos en una vorágine muy estresante: cumplir plazos, tener reuniones, viajar, etc. El ritmo es alto y, muchas veces, no encontramos el momento para reflexionar sobre lo que estamos haciendo y cómo podemos mejorarlo. Los primeros días de septiembre pueden resultar muy útiles para reunirte con tu equipo, redistribuir el trabajo y plantear posibles mejoras. A pesar de que estas reuniones exigen trabajo previo, ya que todo el mundo debe llevar propuestas preparadas,  ayudan a recuperar la ilusión con lo que se está haciendo y así buscar nuevos retos de crecimiento.

Establece un plan de formación. Las empresas suelen subestimar la importancia de la formación continua en la rutina laboral. Reúnete con tu equipo y crea de forma conjunta un plan de formación que permita a los trabajadores alejarse del estancamiento laboral y dar un salto de rendimiento. La implementación de nuevas estrategias y conocimientos, no solo mantendrá el interés de la plantilla, sino que mejorará su trabajo y proporcionará un salto cualitativo en su rendimiento.

Permite que los empleados desarrollen proyectos individuales. Dar a tu equipo la posibilidad de trabajar o especializarse en un proyecto personal independiente, no solo aumenta su interés y  motivación, sino que permite al mismo tiempo incorporar nuevas herramientas, sistemas o metodologías que mejoren los resultados de empresa.

Si sigues estos consejos conseguirás cambiar la percepción general de que septiembre es el peor mes del año y generarás una nueva sensación de dinamismo, que mejore el bienestar profesional de los trabajadores a lo largo del año.

More articles from Colonial