La importancia del arte en las oficinas

14/12/2020

La importancia del arte en las oficinas

“El arte, con poca inversión, puede transformar un espacio”. Así se expresa Enrique García, director de proyectos de Gärna Studio Gallery, al otro lado del teléfono cuando lo entrevistamos para que nos hable del papel del arte y los beneficios que aporta a las oficinas. Es un elemento cuya presencia en los entornos de trabajo va a más y un símbolo claro de cómo han evolucionado en los últimos años estos espacios, para ser lugares cada vez más enriquecedores. La decoración y el diseño tienen mucho que decir en este aspecto y desde Colonial, y de la mano de Gärna Studio Gallery, queremos profundizar sobre ello.

Enrique es rotundo al respecto y firme defensor de su incorporación: “Es un factor que permite a una marca diferenciarse del resto y posicionarse junto a conceptos clave como la sofisticación, la innovación y la modernidad”. Añade que está relacionado con la filosofía wellness, que en Colonial implementamos siempre a nuestros edificios, con el objetivo de crear entornos sanos, sostenibles y seguros para los usuarios. “Hay estudios que defienden que su presencia mejora el ambiente de trabajo, eleva el rendimiento de las personas, beneficia su estado de ánimo y fomenta la creatividad”.

Explica que permite alcanzar de forma fácil ciertos objetivos que con otras estrategias de marketing es complicado alcanzar, ya que el arte “habla de valores intangibles que son puros y vinculados al ser humano. Es belleza y creatividad, hay que acudir siempre a él. En lo intangible que tiene, está el interés que genera. No es un complemento, es el alma de un proyecto, después de él viene todo lo demás”.

Gärna Studio y Colonial

En nuestra cartera de inmuebles encontramos varios proyectos que llevan la firma de Gärna Studio Gallery y que reflejan estos beneficios y valores. Por ejemplo, el interiorismo de la recepción de Ciutat de Granada 150, un edificio que ya es un emblema del distrito 22@ de Barcelona a pesar de contar con pocos meses de vida. “Queríamos darle calidez, enfocarlo más como si fuera el lobby de un hotel que no un inmueble de oficinas”. El estudio empleó madera de tonos suaves y formas que recuerdan la naturaleza, para fomentar el bienestar de los usuarios y utilizó materiales resistentes al tratarse de un entorno con un alto tráfico de personas. Todo ello hilvanado con una espectacular alfombra cuya misión es unificar las diferentes zonas de la recepción, para que todo funcione como un único lienzo.

Otro ejemplo es el trabajo realizado en Diagonal 609-615, que combina aspectos de interiorismo y arquitectura. Destaca por mezclar elementos de última generación tecnológica, como es una espectacular pantalla LED, con otros totalmente naturales, como la piedra sin tratar, creando un espacio de gran contraste, fuerte carácter y mucha personalidad. Además, la pantalla funciona como escaparate de Colonial hacía la vía pública, permitiendo establecer un diálogo entre el edificio y la gente.

Enrique aplaude esta apuesta de la compañía por el arte y los jóvenes artistas, de crear sinergias con ellos, y aportar valor a la sociedad permitiendo, por ejemplo, que por una vez sea la creatividad y el diseño el que vaya al encuentro de las personas y no al revés. “Los lobby tienen mucha visibilidad y son lugares ideales para ello”.

¿Y el futuro?

Ahora, continúa Enrique, se valora más el papel y los beneficios del arte. En otros países, como Estados Unidos, está más interiorizado su uso, pero la tendencia es positiva en España, aunque para ello reconoce que es importante dejarse asesorar correctamente. “Notamos que la gente lo va conociendo e incorporando cada vez más a sus proyectos, no sólo en el ámbito de las oficinas o despachos, sino también a nivel residencial”, expresa. “Tiene mucho poder. Ahora, por ejemplo, una de las imágenes más icónicas de Chicago es el 'Cloud Gate', una creación artística que se ha convertido en un auténtico símbolo de la ciudad”.

Y cerramos la conversación hablando sobre la inspiración y la creatividad para que nos aconseje como podemos incentivarlas. “La mirada se puede educar”, explica Enrique para consuelo de muchos, aunque para ello, y aquí viene la parte difícil, recomienda perder el miedo, hablar sobre arte, valorarlo y expresar lo que nos transmite. ¿Y cómo podemos empezar? Muy fácil, siguiendo las redes sociales de museos y galerías por su excelente labor de curación, una forma fácil, sencilla y accesible de consumir cultura, mejorar nuestra mirada, como decía Enrique, y apreciar, de primera mano, los beneficios que aporta el arte no sólo en las oficinas, sino en cualquier ámbito de la vida.

Más artículos de Colonial