Employer branding, estrategias para velar por la felicidad de los empleados

12/12/2018

Employer branding, estrategias para velar por la felicidad de los empleados

A la hora de buscar trabajo, hoy en día hay muchos más factores a considerar además del salario. Cuestiones como la ubicación de las oficinas, la flexibilidad de los horarios y la proyección profesional personal entran también en la balanza laboral, a la que recientemente se ha añadido además una nueva tendencia: la búsqueda del bienestar y la felicidad.

Tomando todas estas circunstancias en cuenta, las empresas, desde sus departamentos de RRHH, trabajan desde hace ya un tiempo en lo que se conoce como employer branding: la definición de una propuesta de valor que vele por el bienestar de sus empleados. Está demostrado que una compañía que apueste firmemente por el employer branding es capaz de retener el talento de sus propios empleados, que confían en el buen hacer de su empresa y comparten su visión, misión y valores; y atrae el talento de futuros candidatos que con su valía profesional contribuirán a hacer crecer la compañía. En resumen, el diseño de una buena estrategia de employer branding aumenta los beneficios de una compañía. En cambio, no tener una política interna de este tipo expone a la empresa a un índice elevado de abandono de personal, lo que puede comportar pérdidas de entre 25% y el 200% del salario anual del trabajador.

¿Qué es el employer branding?

El employer branding parte de la idea de propiciar un entorno laboral alegre, transparente y sano en el que el empleado pueda desarrollar su trabajo con seguridad, potenciando toda su concentración y creatividad.

Por tanto, el primer punto a tener en cuenta para definir una buena estrategia de employer branding es la oficina. Las oficinas felices, por ejemplo, cuentan con amplias zonas de descanso y recreo, ambientes colaborativos y espacios con elementos naturales que contribuyen a proporcionar una sensación de bienestar.

Por otro lado, el employer branding también incluye a menudo actividades dentro del horario laboral pensadas para cuidar de la salud física y mental del empleado, como por ejemplo sesiones de yoga o programas de mindfulness.

Una buena estrategia de employer branding pone al empleado en el centro de la compañía. Al final, no hay nadie mejor que los propios trabajadores para comunicar lo bien que se trabaja en una empresa.

Y es que la felicidad es contagiosa: por eso las compañías con mejores estrategias de employer branding son las que contratan a los mejores profesionales.

Más artículos de Colonial