El caso de éxito del 22@

04/11/2020

El caso de éxito del 22@

El Distrito 22@ de Barcelona se ha posicionado en los últimos años como un referente en innovación económica europea, gracias a distintos agentes de innovación como empresas tecnológicas avanzadas y centros de investigación y desarrollo, que han conseguido llamar la atención de multitud de empresas tanto nacionales, como extranjeras. Los nuevos planes urbanísticos y la amplia oferta cultural, de ocio y comercios, han sido otro de los puntos clave para la atracción de firmas multinacionales y la atracción de talento. Desde Colonial analizamos el recorrido del hub tecnológico más importante de la Ciudad Condal en los últimos 20 años.

En primer lugar, el Distrito del 22@ se ha convertido en un referente nacional e internacional, y esto se debe al modelo organizativo del distrito tal y como explica Xavier Monzó, Presidente de la Asociación Empresarial 22@network Barcelona: “El 22@ es entender que las empresas pueden convivir en una ciudad donde se viva, se estudie y se trabaje”. Para comprobar el impacto que este modelo ha obtenido, basta con buscar Innovation District en Google, y encontraremos referencias directas al distrito entre los primeros resultados. Todas ellas hacen destacan la siguiente definición: espacios en ciudades que atraen tanto a empresas privadas, como a emprendedores, startups y usuarios por su ambiente innovador y de creación, con la intención de compartir ideas y buscar nuevos retos económicos y tecnológicos. No cabe duda de que el 22@ cumple a raja tabla esta definición.

Pero no solo la innovación y la creatividad atrae a las empresas, el 22@ está considerado además como una de las zonas con mayor atractivo inmobiliario y en 2019 era el área con más proyección del mercado de oficinas del mapa nacional. Una circunstancia que merece resaltar, ya que antes de su creación apenas tenía actividad empresarial, por lo que su evolución en los últimos 20 años ha sido meteórica al convertirse en una de las áreas más Prime de toda España. De hecho, Colonial forma parte de alguna manera de este desarrollo histórico al estar presente en el área desde los años 90, y contar, actualmente, entre su cartera con cinco inmuebles dentro del distrito, algunos de ellos llamados a ser un referente no solo de la zona, sino de toda la ciudad de Barcelona, tal es el caso del edificio Ciutat de Granada, 150, diseñado por el estudio Batlle i Roig, que combina modernidad y tecnología Premium en sus instalaciones, así como los más altos estándares de sostenibilidad, gracias su sello LEED Platinum. Esta combinación de eficiencia y tecnología define no solo a este inmueble, sino a todo el Distrito y a las empresas instaladas en él, que buscan, ante todo, mejorar su productividad, creatividad y rendimiento laboral.

Y aunque, sin duda alguna, las oficinas son un factor clave que ayudó a revitalizar la zona, no debemos olvidarnos del amplio espectro cultural de la zona que supone un atractivo más para captar y retener talento. La entrada de Universidades, estudios de diseño, centros de exposiciones y asociaciones culturales, fomentan la colaboración entre instituciones, empresas y ciudadanos dando vida e interés a la zona más allá del componente laboral y en los últimos años hemos visto surgir iniciativas tan interesantes como el Festival “Llum Bcn”, que acapara todos los años el interés de cientos de personas que acuden en masa a ver las instalaciones artísticas y a visitar las edificaciones.

Otros programas como el Districte Digital 22@ fomentan e impulsan los proyectos creativos y la eficiencia energética y no cabe duda de que el área tiene un claro enfoque sostenible que se ve reflejado tanto en los edificios ya construidos, como en los próximos proyectos. Tal es el caso de Wittywood, una iniciativa que lleva la firma de Ballarin & Grinyó y que comenzará a construirse a principios de 2021 convirtiéndose en el primer edificio de oficinas del país construido totalmente en madera. Un proyecto con el que Colonial inicia la apuesta por explorar la construcción industrializada, y seguir avanzando en los principales ejes de su estrategia: la sostenibilidad, la descarbonización y la digitalización de los edificios de oficinas.

Para terminar este artículo, os dejamos con una curiosidad, ¿sabéis de donde sale el nombre de 22@? De nuevo Xavier Monzó nos lo aclara: “El nombre sale de 22a, una identificación para los solares que son de uso industrial. En aquel momento el urbanista que tenía este proyecto decidió cambiar la a por la @ y fue en ese momento cuando el distrito adquirió ese carácter tecnológico”. Nada más que añadir, desde Colonial deseamos que siga creciendo en innovación, talento y estructuras otros 20 años más ¡Felicidades!

Más artículos de Colonial