Certificación energética, una apuesta de futuro

13/03/2019

Certificación energética, una apuesta de futuro

El sector inmobiliario está inmerso en un momento de cambio en el que la sostenibilidad y la eficiencia marcan el ritmo de un negocio que busca adaptarse a los nuevos tiempos.   

La certificación energética no es actualmente obligatoria para edificios de oficinas, aunque tenerla es sinónimo de garantía de beneficios para el usuario.

¿Qué tipo de garantías ofrece la certificación energética?

Económicas:

  • Reducción del consumo energético en agua, iluminación y energía.
  • Aumento del valor del inmueble. Contar con una certificación energética permite incrementar las rentas, además de ser un reclamo para que la ocupación aumente.
  • La satisfacción y productividad del empleado aumentan.

Sociales:

  • Mejora los espacios internos en aspectos como la acústica, la térmica y la atmósfera.
  • Posibilita la creación de espacios más confortables, seguros y saludables.

Ambientales:

  • Reduce las emisiones de CO2.
  • Fomenta el uso de energías renovables.

Como a día de hoy no existe una legislación que regule la obligación de contar con una certificación energética, son los propios propietarios o inmobiliarias, como Colonial, las que trabajan con profesionales del sector para dotar a sus edificios de oficinas de una certificación energética que garantice dichos beneficios.

Certificaciones energéticas destacadas:

Colonial emplea para sus edificios 3 tipos de certificaciones internacionales diferentes que evalúan los distintos factores que influyen en que un edificio sea sostenible.

Certificado BREEAM

Nacido en Reino Unido, BREEAM evalúa los impactos en 10 categorías diferentes: gestión, bienestar, salud, transporte, energía, agua, materiales, residuos, uso ecológico del suelo, innovación y contaminación; y les otorga una puntuación final que sirve de referencia en las fases de diseño, ejecución y mantenimiento del edificio.

Es un certificado que se adapta al tipo de edificio y función que se desarrolla en él con el objetivo de maximizar el rendimiento del mismo.

Certificado LEED

El certificado LEED tiene como objetivo acelerar la implementación de la construcción sostenible. Basado en una línea de créditos, los edificios evaluados obtienen el certificado tras superar una serie de niveles en los cuales se da una orientación técnica y administrativa.

Según los créditos obtenidos, el edificio obtendrá una categoría LEED u otra, yendo de LEED Platino, para edificios que obtienen un 81% de los créditos totales de evaluación, a LEED Bronce, cuando los edificios obtienen entre el 50 y el 60% de los créditos.

Certificado WELL

El certificado WELL es el más orientado a la salud y bienestar de los usuarios. Los edificios con sello WELL conjuga las mejores prácticas en diseño y construcción con intervenciones en materia de salud y bienestar de los usuarios.

Categorizado como Plata, Oro y Platino, el certificado WELL evalúa 7 áreas diferentes entre las que se encuentran la gestión sostenible del agua, el aire y la luz del edificio.

 

Más artículos de Colonial